Belleza

Invierno en mi pelo

En verano, el cloro y el exceso de sol atentan fuertemente contra el pelo. En invierno, en cambio, los factores que juegan en contra la salud del cuero cabelludo son menos agresivos, pero existen. El mal uso del secador, una alimentación desbalanceada y el smog terminan opacándolo. Afortunadamente, todo tiene solución.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

¿Cuál es la mejor forma de secar el pelo? La respuesta viene de una eminencia en la materia. “La manera ideal es dar golpecitos con una toalla y dejar secar de forma natural”. La frase tiene la firma de Philip Kingsley, experto en tricología y conocido mundialmente como “el doctor del pelo”. Eso, claro, se puede hacer en primavera, verano, y hasta en otoño, pero salir de la casa con el pelo mojado en invierno es casi lo mismo que hacer una fiesta de bienvenida a los virus de la gripe. Por eso, en esta época, nuestro gran aliado es el secador, muchas veces, catalogado como el archienemigo de una cabellera brillante.

Pero hay una excelente noticia para los amantes del calor en la cabeza: tanto Kingsley como especialistas chilenos concuerdan en que no es este aparato el que causa daño, sino el mal uso que hacemos de él. “Es efectivo que provoca resequedad, sobre todo cuando se usa frecuentemente, pero si se utiliza con temperatura tibia o fría no hay efectos adversos. Es mejor si se usa alguna silicona o producto hidratante como protector antes de secarlo”, dice el estilista chileno Nelson Tangol. “Y hay que usarlo a una distancia de 15 centímetros como mínimo”, recomienda la cosmetóloga Mercedes Parra.

Otro factor que atenta contra el brillo es el agua muy caliente, porque, como dice Tangol, “activa las glándulas sebáceas del cuero cabelludo y provoca mayor grasitud en el caso de las personas con pelo graso. Y en una persona que lo tiene seco, lo reseca aún más. O sea, el agua caliente es malo por todos lados”.

Alimentación balanceada

La salud del pelo empieza por la buena alimentación. La dermatóloga de la Clínica Las Condes, Patricia Apt, dice que a veces es importante agregar vitaminas que tengan zinc, biotina y selenio para mejorar la vitalidad capilar. La cosmetóloga Mercedes Parra cree que el factor que más mal le hace a nuestro pelo en invierno es la mala alimentación. “¿Sabes por qué? Porque en este tiempo dejas de comer fruta y verdura. Además, actualmente, la gente no se alimenta de avellanas ni nueces ni almendras, que tienen ácidos esenciales para el pelo. La gente, en general, se preocupa del buen estado del pelo cuando va a ir a la piscina, pero hay que tener esta consciencia todo el año”.

Un gorro de lana

Para pasar este frío nada más rico –y estiloso, de paso– que usar un gorro de lana. Pero la doctora Apt advierte que quienes tienen pelo graso deben evitarlos, porque la lana hace transpirar más y puede irritar el cuero cabelludo. Estos accesorios nos protegen no sólo del frío, sino también del smog, pero una buena alternativa es comprar aquellos que son forrados con género o, bien, se puede envolver el pelo con un paño de seda y luego ponerse encima algo para abrigar.

Como leona

“Las desfavorecidas con la humedad del invierno son las crespas, pero no porque sufran deterioros, sino porque el peinado no se mantiene en el estado en que ellas quieren por el frizz”, dice Nelson Tangol. La dermatóloga Patricia Apt está de acuerdo: “El frizz no significa que el pelo esté dañado. Hay gente que genéticamente tiene más que otras, pero en esos casos es bueno usar productos que ayuden a disminuir el exceso de estática. En el mercado hay muchos científicamente probados”, cuenta.

La cosmetóloga Mercedes Parra recomienda usar cepillos antifrizz o de cerdas naturales que no producen estática. “Lo ideal a la hora de peinarse es hacerlo con el pelo seco, porque cuando está mojado se vuelve más elástico y frágil. Y al estirar y estirar con el cepillado, se puede cortar con mayor facilidad”.

Todos los especialistas concuerdan en que no se debe lavar el pelo todos los días para evitar que el detergente que contiene el champú cause estragos. Pero como hay personas que igualmente lo hacen a diario, al menos deberían usar productos neutros y acondicionadores desde la mitad del pelo hacia abajo.

Es un error confundir humedad con hidratación: que en esta época del año haya más humedad en el ambiente no significa que exista más hidratación en el cuero cabelludo. La dermatóloga Patricia Apt dice que, al igual que en el resto de las estaciones del año, lo recomendable es hacerse masajes capilares una vez al mes. “La lluvia, el viento, el aire seco, el frío y los calores artificiales pueden hacer que el pelo sea más difícil de manejar y que se vea alterado. En ese sentido, hay que evitar las planchas y los productos químicos para hacer visos. Es ideal, también, tratar de no estar en ambientes muy calefaccionados, porque se pierde brillo. Mucho menos que con el sol, pero se pierde”, dice. La dermatóloga también recomienda disminuir el uso de elásticos y colet, porque contribuyen a la alopecía por extracción.

En invierno no hay que olvidar lo importante que es beber agua. Quizás no eliminará el frizz, pero definitivamente ayudará contra la resequedad. La comestóloga Mercedes Parra recomienda, además de aceites dermatológicos que hidratan, moler una palta madura y aplicarla en el pelo como si fuera una crema. Dejarla actuar unos 20 minutos y cubrir con una gorra plástica. Es un secreto antiguo que da excelentes resultados.

En el último tiempo, distintos laboratorios han desarrollado productos que se aplican de noche. Excelente idea, porque es el momento más propicio para hacer un tratamiento de recuperación, ya que durante esas ocho horas el pelo descansa y puede renovarse. Y en los casos de puntas sensibles, se puede combinar un champú para el cuero cabelludo y otro para las puntas. A las mujeres que van a la nieve se les recomiendan protectores solares.

En esta época en que hace tanto frío, es crucial nutrir el cabello con tratamientos especialmente diseñados a base de keratina. De esta forma se trata de disminuir al máximo la pérdida de nutrientes esenciales, tan propicia a ocurrir en invierno. Si el pelo los pierde, se ve menos brillante y se hace necesario el uso de productos que contienen colágeno, pastillas naturales incluidas.

El cabello no sale indemne del ambiente contaminado de esta época y hay que cuidarlo de los efectos nocivos asociados. ¿Cómo? Con serums y acondicionadores que funcionan sin enguaje.

Lo fundamental, dicen los especialistas, es que aunque impere un calor de locos o un termómetro que apenas sobrepasa los cero grados, hay que tener en mente la importancia de lucir un pelo sano.

UN DATO

En el salón Tangol ofrecen un tratamiento de keratina que ayuda a reconstruir e hidratar, sin dejarlo pesado, utilizando productos Tigi. Se llama Bund Blonde y cuesta $15.000. Fono: 233 8084