Belleza

Retrocediendo en el tiempo

Tener la piel suave, tersa y sin arrugas no se logra sólo con cirugía. Hay tratamientos poco invasivos e, incluso, cremas que logran ese efecto tan deseado sin necesidad de recurrir al bisturí.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Nada nos ayuda el tomar mucho sol y fumar demasiado. Tampoco ciertos genes que, desde antes de nacer, determinan si seremos propensas a las arrugas. Todos estos factores producen una disminución en el número de las fibras de colágeno y de elastina. El resultado final es la pérdida de grosor y la capacidad de renovación y reparación. En gustos nada está escrito: hay mujeres que aceptan sus arrugas con naturalidad; otras que las admiran. Pero una gran mayoría dice que si tuvieran el poder de echar las manillas del reloj hacia atrás, no dudarían. ¿Alternativas? Varias. Sin necesidad de recurrir al bisturí.

Tanto mejor, porque algunas cifras hablan de la preferencia generalizada de no pasar por un pabellón para volver a sentir la juventud de una piel lisa. Un estudio de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética, ASAP, muestra la superioridad del número de tratamientos no quirúrgicos de belleza (83%) versus las cirugías plásticas del rostro (17%). Lo anterior sucede porque, además, este tipo de intervenciones permite volver a practicarlas nuevamente en menos tiempo (a diferencia de la cirugía, que no se puede hacer constantemente).

La médico cirujano y máster en medicina estética, María José Moreno, de Beauty Clinic, asegura que los pacientes buscan tratamientos eficaces y mínimamente invasivos. ¿La ventaja? Es que estos permiten que ellos participen activamente de los cambios que van experimentando sus rostros mientras están tendidos sobre una camilla: la tecnología deja que las personas puedan ver a través de una cámara web cada transformación que se va practicando y, así, ellos pueden opinar y evitar cualquier sorpresa con el resultado final.

Hay otro aspecto no menor en esta manera de rejuvenecer el rostro. Y es que es indolora y, por lo mismo, no es necesario permanecer en reposo para recuperarse. Son varios los tratamientos ambulatorios –la mayoría de ellos, inyectables– que permiten lograr un rejuvenecimiento facial, más conocido como efecto lifting. Dependiendo de la piel de cada persona y de la evaluación que haga un especialista, es la alternativa que se puede elegir para restaurar la elasticidad y vitalidad perdida.

Botox

Lleva cerca de 10 años y según cifras de la ASAP, se ha posicionado como el procedimiento estético no-quirúrgico más solicitado en Estados Unidos y, a pesar de que no se tienen cifras oficiales, el dermatólogo Rodolfo Klein –de la Clínica Klein & Klein– asegura que ve la misma tendencia en su consulta: la sustancia ocupa el primer lugar cuando se trata de dejar atrás las arrugas de la cara.

El botox es una toxina botulínica que paraliza los músculos, lo que hace que los surcos más profundos de la piel se estiren en la medida en que se detiene la movilidad de los mismos.

Las zonas donde mejor funciona es en el vértice de los ojos (las “patas de gallo”), el entrecejo y la frente. Los efectos, una vez aplicada la inyección, empiezan a notarse después de tres días. Dura cerca de cuatro meses; pasado este tiempo, la persona vuelve a quedar igual que antes.

Según advierte la doctora Moreno, nadie debiera quedar con una expresión facial extraña al usar botox, siempre que éste sea aplicado por un médico, ya que su aplicación requiere de conocimientos acabados de anatomía. “Ese problema sólo ocurre cuando se aplica una dosis muy alta o se inyecta en los músculos inadecuados”, explica. Lo que la profesional rescata es que, después de la segunda aplicación, se ve mucho mejor porque se suma a la anterior. Ella recomienda hacer este tratamiento dos veces al año y nunca antes de tres meses desde que se recibió la primera inyección. En Gaudium, Av.Manquehue Sur, 31 Local 101 (Mall Apumanque), fono 201 2600, www.gaudium.cl y en Vitaclinic, Av. Kennedy 5735, of. 404, fono 202 6929, www.vitaclinic.cl.

Rellenos dérmicos

Funcionan introduciendo materiales biocompatibles en la dermis. Se trata de elementos no alergénicos y capaces de permanecer en los tejidos internos de la piel. Este tratamiento se puede aplicar en pómulos, labios, mejillas, mentón y el surco que une la nariz y la boca.

Uno de los rellenos dérmicos más conocidos es el ácido hialurónico, famoso por su versatilidad, pues sirve para todo tipo de arrugas, las más superficiales y las profundas. El resultado luego de la aplicación de esta sustancia es bastante natural, porque es un componente que está presente en forma normal en los tejidos (junto con el colágeno y la elastina). Su principal función es favorecer la hidratación de la piel. En Centro Médico Biomed, Av. Kennedy 5735, oficina 1102, fono 426 5277, www.biomed.cl y Clínica Cosmética María Olga Estrada, Av. Las Condes 10.373, of. 67-68-69, fono 243 0676, www.mariaolgaestrada.cl.

Hilos tensores

Entre todas las técnicas no quirúrgicas es la más invasiva, pero logra un efecto muy natural. De hecho, es una intervención ambulatoria. Gracias la introducción de unos hilos delgados por debajo de la piel, a través de pequeñas incisiones ubicadas detrás de cada oreja y por encima del cabello, se logra estirar la flacidez de las mejillas y alisar y realzar los pómulos. Se necesita que el paciente tenga una tonicidad facial relativamente buena y el resultado final es bastante discreto (no se ve forzosamente estirada la piel). Es importante recalcar que se puede producir hinchazón temporal en la cara, pero eso dependerá de cada persona. En World Laser Klinic, Los Leones 465, fono: 333 3173, www.wlk.cl.

Mesoterapia

Es una técnica de origen francés que consiste en la inyección de vitaminas y otros activos antienvejecimiento dentro de la piel. Se hace directamente en las zonas donde se produce el envejecimiento cutáneo para potenciar los procesos metabólicos de esta. A través de la estimulación de los fibroblastos (responsables de la formación de colágeno y las fibras elásticas), el cutis se reestructura, rejuvenece y revitaliza.

La mezcla de vitaminas la hacen los médicos según sean las necesidades de cada paciente. Una vez que entra en la dermis actúa sobre los músculos, el tejido subcutáneo, la epidermis y la dermis. Así es como se logra recuperar volumen en ésta y, por ende, tensarla.

Se aplica manualmente o con una pistola digital que inyecta microdosis idénticas. Eso hace que el tratamiento sea más preciso. En Vitaclinic, Av. Kennedy 5735, of. 404, fono 202 6929. www.vitaclinic.cl y en Beautyclinic, Av. Kennedy 5749, Suite 3206, fono 211 3896. www.beautyclinic.cl.

Plasma rico en Plaquetas

En este método es la propia sangre del paciente la que se inyecta. Antes de eso, los expertos la centrifugan, porque es la manera en que se consigue un concentrado en plaquetas capaz de regenerar la piel. Los cambios son considerables, ya que a partir del tercer mes, el cutis aumenta su grosor, recupera la elasticidad e incrementa su tersura.

La doctora María José Moreno recomienda este tratamiento a partir de los 30 años, puesto que su efecto previene y retrasa los signos de envejecimiento prematuro. “Pero en edades más avanzadas, igual constituye un buen tratamiento”, dice. En Beautyclinic, Av. Kennedy 5749, suite 3206, fono 211 3896. www.beautyclinic.cl.

Tecnología láser

Existen distintos tipos de láser que remueven células muertas y, además, tonifican la musculatura. Lo que hace este rayo es reestructurar las fibras de colágeno y reafirmarlas, lo que redunda en una suavización de los signos del envejecimiento de la cara.

Los cambios con esta técnica son progresivos, y generalmente se necesita más de una sesión. Al final de cada una, la piel queda levemente enrojecida, pero el color baja con el transcurso de unas horas. La única precaución que hay que tener es protegerse con filtro solar.

Lo mejor es utilizar láser con tecnología E.L.O.S, según la doctora Moreno, porque combina luz pulsada intensa con radiofrecuencia y eso provoca una regeneración y un aumento en la formación de fibras colágenas y elásticas. En Vitaclinic, Av. Kennedy 5735, of. 404, fono 202 6929. www. vitaclinic.cl, y en World Laser Klinic, Los Leones 465, fono: 333 3173, www.wlk.cl.

Peelings químicos

Se hacen con ácido glicólico, un exfoliante cuyo beneficio es reactivar el tejido dérmico. Tal como comenta la cosmetóloga María Olga Estrada, “la piel, al sentirse agredida por los ácidos, activa todos sus mecanismos de defensa. Esto la hace apresurar los ritmos de recambio celular, hidratación y oxigenación, lo que finalmente activa la producción de colágeno y de fibras de elastina”. El resultado es que mejora la calidad de la piel. En Cínica Cosmética María Olga Estrada, Av. Las Condes 10.373, of. 67-68-69, fono 243 0676, www.mariaolgaestrada.cl.

Cosméticos tensores

Existe una serie de productos de la cosmética que tienen muchos ingredientes reafirmantes y estimulantes de colágeno y elastina. Otros, renuevan las células. El uso de este tipo de cremas –que se presentan como serums y ampollas también– está especialmente indicado para mejorar el aspecto del rostro. ¿Cómo? Gracias a estudios y a la tecnología.