Gastronomía

Tutta Pasta

Pilar destaca la atención de este restaurante y recuerda la rica torta pascualina que comió junto a sus hijos.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

A estas alturas, ya es casi un clásico. Había ido una vez hace tiempo y me pareció bastante OK, para ser un restaurante grande y de precios bajos. Ahora regresé con mis tres hijos, que juntos son dinamita, y confirmé mi sentencia. Pensé que el garzón querría eliminarlos, pero no sólo fue amoroso con ellos sino que, además, nos atendió con gran rapidez y eficiencia, sin perder nunca la calma.

Partimos probando una enorme porción de torta pascualina de espinacas con alcachofas, en delgada masa de hoja y con la justa humedad por dentro, sin exceso de huevo tampoco. Muy rica, me gustó mucho. A los chicos les pedimos spaghetti a la boloñesa y ravioles de pollo Alfredo. Llegaron porciones generosas que repartimos y de las que los grandes también picoteamos. Me llamó la atención que bajo la salsa boloñesa venía un poco de salsa blanca; no sé si fue intencional. La Alfredo me pareció bastante cargada a la salsa blanca también, pero cumplía. Yo pedí unos tortelloni rellenos con jaiba y servidos con salsa frutti di mare (choritos, camarones y calamares salteados en mantequilla y con un toque de vino), que también estaban correctos, pero no sublimes. Un poco más allá, con anteojos oscuros, Tomás Cox almorzaba y leía su periódico. Al salir, nos dijo: “¡Qué bien se almuerza acá!”, por lo que presumo es un habitué. De postre, probamos una rica crème caramel y un tiramisú que estaba sabroso, aunque con demasiada crema.

Si tuviera que elegir, me repetiría la torta pascualina sin dudar y la excelente atención del Tutta Pasta, un lugar ideal para ir con la familia porque la cuenta no indigesta.

Consumo promedio por persona: $ 9.250 (spaghetti + copa de vino + tiramisú).