Moda

Lencerí­a famosa

No sólo los diseñadores están creando ropa interior. Muchas actrices, cantantes y celebridades también han lanzado colecciones capaces de reflejar su propio estilo e identidad. Algunas son glamorosas, sexies y atrevidas mientras otras se la juegan por la comodidad. A todas les ha ido bien.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Una mujer elegantísima llega a una tienda de ropa interior. Lleva puestos unos zapatos Jimmy Choo, un precioso vestido Prada y el famoso bolso gaucho de Dior. Su peinado es tan impecable que parece haber salido recién de la peluquería y su maquillaje, perfecto. Pero, cuando entra en el probador, las vendedoras del local la ojean con disimulo y descubren que los breteles de su sostén están algo gastados y desteñidos. Qué decepción. Y de sus enormes calzones, que por supuesto no hacían juego, mejor ni hablar.

Esta escena, que antes era muy frecuente, está en extinción. Cada vez más mujeres invierten en ropa interior bonita y bien hecha. Y no sólo cuando están en vísperas de algún encuentro romántico y saben que serán desvestidas, sino simplemente por darse un gusto. Quieren sentirse lindas desde adentro. Para ellas, la lencería es la mejor manera de reafirmar su feminidad.

Por eso, no son pocos los diseñadores de moda que han dado status de alta costura a estas prendas íntimas. Cristián Lacroix y Jean Paul Gaultier, ambos amantes de la corsetería, han creado líneas de ropa interior exclusivas y lujosas, mientras que otras casas de moda, como Armani, Calvin Klein o Donna Karan, poseen colecciones dirigidas a un público más masivo.

Muchas celebridades también han lanzado una línea de ropa interior que refleja su propio estilo e identidad como mujeres. La cantante norteamericana Jessica Simpson, por ejemplo, lanzó una propuesta de ropa interior que, según dice, “puede hacerte sentir sexy o infantil, dependiendo del ánimo”. La cantante Janet Jackson se asoció con el diseñador Bruno Schiavi para crear una colección de lencería llena de lazos y cintas que se toma el nombre de uno de sus hits: Pleasure Principle. Además, Kristin Davis, la espigada Charlotte York de la serie Sex & the City, anunció el lanzamiento de una colección muy femenina –como ella–, diseñada para mujeres que esperan que su ropa interior les responda siempre, sin importar qué rol están asumiendo en cada jornada. Y Elle Macpherson, la modelo australiana que en los años 90 mereció el apodo de “el cuerpo” por su buena facha, factura millones de dólares con su marca Intimates, cuyos productos son fabricados por una firma neozelandesa.

De todas las celebridades que se han atrevido a dar este paso, hay cinco que merecen un capítulo aparte, por el revuelo que han causado sus propuestas. Entérese.

Stella, la ondera

Cuando Stella McCartney se embarca en un proyecto de moda, es un éxito inmediato. Por eso, esta mujer distinguida como diseñadora del año por la revista Vogue el año 2000 es conocida en el mundo de la moda como Unstoppable Stella (La imparable Stella). No es de extrañar, entonces, que después de triunfar en la alta costura y de diseñar una colección para la práctica de yoga, crear ropa interior estuviera entre sus proyectos.

En 2008, Stella creó una línea de ropa interior que rápidamente se convirtió en objeto de culto en el Reino Unido, por su capacidad de unir lo dulce con lo sexy. La colección para la primavera 2009, que se vende en las boutiques de Stella y en tiendas por departamentos, está llena de guiños hacia la inocencia infantil: hay packs de siete calzones que llevan bordados los días de la semana –se venden nada menos que por 195 dólares, unos 110 mil pesos– y conjuntos que se llaman Eve Giggling (juego de palabras que podría traducirse como “risitas de atardecer”) o Coco Blushing (Coco ruborizada). Hay desde calzoncitos de hombre, pero para mujer, hasta colaless, siempre con diseños que tienen un leve aire vintage. La paleta de colores es la misma que Stella está utilizando en todos sus emprendimientos: palo de rosa, azul, gris, crema y negro. Todo es suave y sutil, tal como sus telas y texturas, entre las que abunda la seda, el broderie, el chifón. Y, por supuesto, el algodón orgánico, muy propio de esta vegetariana acérrima y enemiga de las materias primas que implican maltrato animal o daños al medio ambiente.

So sexy

En junio de 2001, Katie Price –modelo, cronista de sociedad, empresaria, figura televisiva europea y ex chica Playboy– se postuló como candidata al parlamento del Reino Unido con una campaña que prometía a los electores implantes de pecho gratuitos y playas nudistas. Por eso, se podía esperar cualquier cosa de su último proyecto: una línea de ropa interior. Sin embargo Price, conocida como la Pamela Anderson inglesa, sorprendió al mundo fashion al hacer desfilar, en el lanzamiento, a diez mujeres comunes y corrientes, entre las que se contaban varias de sus amigas y hasta su propia mamá. El plan, explicó, era mostrar ropa interior en cuerpos reales y ofrecer una solución para las féminas que, como ella, tienen un busto prominente que suele obligarlas a ponerse sostenes grandes y fatalmente pavos.

Consciente de este problema, la modelo británica Kelly Brook diseñó una línea de lencería de precio medio para la cadena inglesa New Look, especialmente pensada para que las mujeres de cuerpo demasiado voluptuoso no se vean obligadas a usar ropa interior aparatosa y fea. Tal como en su aplaudida colección de trajes de baño, que lanzó el año 2006, la modelo –que ha figurado en varios rankings dedicados a las mujeres más sexy del mundo– se inspiró en el glamour de los años 50, donde se lograba un adecuado equilibrio entre lo que se muestra y lo que se tapa. Además, optó por usar mucho color: en sus prendas hay rojos furiosos, rosados intensos, azules y verdes.


Ropa para ser amada

Para la actriz y cantante Jennifer López –una de las hispanas más influyentes de Estados Unidos, según la revista People– la ropa interior tiene un objetivo claro: hacer que las mujeres se vean bellas y confiadas a la hora de la conquista y en todo momento. “Las mujeres queremos sentirnos guapas, queremos recibir amor, y la lencería a veces nos ayuda a conseguirlo”, dijo a poco de lanzar la colección que creó en 2005 con el grupo Warnaco, que también manufactura ropa para Calvin Klein y Ralph Lauren. En una entrevista concedida en Barcelona, a propósito de la llegada de su marca a España, agregó: “A las mujeres nos gusta sentirnos atractivas para otros, pero también para nosotras mismas. Ambas cosas son compatibles”.

Su propuesta en lencería se basa en tres conceptos básicos: la feminidad, la vitalidad y el color. Como cada mujer puede sentirse segura de diferentes maneras, JLo creó una línea que satisface a diferentes consumidoras. Son famosos sus sostenes demi-bra, aptos para escotes pronunciados, y sus tirantes ultra finos, casi imperceptibles. Pero también ofrece ropa de algodón ultra cómoda y una línea llamada Shinny, comandada por el satén, el brillo y el encaje.

Por caridad

Kate, el personaje que Evangeline Lilly interpreta en la serie Lost, podrá no ser precisamente el ejemplo de una niña buena, pero la actriz canadiense sí se ha esforzado por mostrar ante el mundo una imagen de mujer preocupada por la pobreza de los países en vías de desarrollo. Mientras estudiaba en la Universidad de Columbia y trabajaba como modelo para la agencia Ford, mucho antes de que la televisión por cable la hiciera mundialmente conocida, esta pecosa de ojos claros fundó y dirigió un comité vinculado con el estudio de los derechos humanos; después trabajó como misionera a Filipinas durante un mes.

Ahora, Evangeline ha decidido aprovechar su posicionamiento como mujer atractiva –la segunda más sexy del año 2005, según la revista Maxim– con Favela*R, una colección de dos mil piezas de lencería que se vende por Ebay Giving Works, la filial solidaria del popular sitio de subastas virtuales eBay. Un porcentaje de lo recaudado por las ventas de sus productos irá en ayuda de Task Brasil, una ONG de origen americano que apoya a niños y adolescentes en situación de calle en Brasil. “Aquí en eBay ofrezco esta preciosa lencería brasileña como un divertido y atractivo camino, no sólo como inversión para usted, sino también para los pobres y abandonados niños de Brasil”, dice la actriz en el video de presentación. Como se trata de acaparar el máximo posible de clientas en pro de esta buena causa, la colección incluye prácticamente todo tipo de cortes, colores y estilos, desde atrevidos conjuntos animal print hasta ecológicos corpiños con las últimas tecnologías antibacterianas.